¿Cómo desarrollar el aprendizaje responsable?

BLOG23

Si tiene un niño en edad escolar probablemente sabe lo que es estar detrás de él para que cumpla con sus deberes. Y aunque este es un comportamiento bastante común de los padres, no es correcto. Pues, lo adecuado es promover la autonomía, iniciativa y responsabilidad en los jóvenes.

Un serio problema de la educación actual, es lo acostumbrados que están los estudiantes a depender de otros. Como consecuencia, se transforman en individuos indispuestos a comenzar nuevos proyectos o cumplir con sus responsabilidades a tiempo.  Lo dejan todo para último momento, son confiados y no se esfuerzan al máximo.

Esto los lleva a sufrir serios problemas durante la etapa escolar, pero sobre todo en la futura vida universitaria y laboral, donde la autonomía es imprescindible para triunfar. Por ello, fracasan con facilidad y sin darse cuenta, pues hasta el último momento esperan ser “salvados” por alguien más.

Esta negativa conducta nace en el hogar. Cuando los padres erróneamente se convierten en una especie de “alarma” para los niños ¿Cómo lo hacen? Recordándoles todo lo que tienen que hacer, o en el peor de los casos, haciéndolo por ellos.

Por supuesto, los progenitores creen que sirven de apoyo para los atareados infantes. Sin embargo, lo que realmente hacen es garantizar la crianza de un individuo sin preocupaciones, ni responsabilidades.

Este irreparable daño en el carácter los hace crecen con personalidades facilistas, reacias al esfuerzo, compromiso o deber. Además, evitan los retos, y se frustran con facilidad ante aquello que requiere esfuerzo o sacrificio.

La solución más efectiva a este problema es promover el aprendizaje responsable. Esto implica motivar a los niños a que se preocupen y encarguen de adquirir sus conocimientos, para que el proceso sea realmente significativo.

El primer paso para conseguir este objetivo es animarlos y generar en ellos afecto por el conocimiento. Lo que se logra enlazando las lecciones o actividades académicas con sus gustos o intereses. Acuda con ellos a lugares culturales interactivos, o centros arqueológicos modernizados, en los que se divertirán y aprenderán.

Una vez que el aprendizaje les resulta divertido e interesante, todo es mucho más fácil. En este punto se puede promover que gestionen sus propios recursos o medios para educarse, que identifiquen sus estrategias para aprender y definan su horario de estudios.

Así, desarrollaran su autonomía, responsabilidad e iniciativa, además de muchas otras favorables características.

Eduque a su hijo para triunfar y no para depender de otros. Empiece desde hoy y no se arrepentirá de los resultados.

CONOCE MÁS SOBRE NOSOTROS Y SOLICITE UNA CONSULTA GRATUITA LLENANDO EL FORMULARIO  http://bit.ly/2ccZBsR
Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
www.aletheia.com.pe
(01) 255 8800  Anexo 35 // 975 393446
contacto@aletheia.com.pe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *