¿Cuándo es necesaria una terapia de lenguaje?

Existen decenas de trastornos de lenguaje, algunos más fáciles de identificar que otros. Tartamudez, Disfasia, Afasia, Mutismo selectivo, Dislalia, Disfemia, Disartria, entre otros ¿Cómo saber si su hijo sufre alguno de ellos y, en qué casos es imprescindible una terapia de lenguaje?

La terapia de comunicación es un tratamiento especializado para resolver las dificultades del habla y aprendizaje de lenguaje. Sin embargo, no todo niño que se demora en hablar requiere la intervención de especialistas.

Los padres no deben esperar que todos los pequeños conversen demasiado, porque esta característica depende en  gran medida de su personalidad o el entorno que lo rodea. Algunos infantes desarrollan su vocabulario de una forma más lenta y otros, simplemente no demuestran con frecuencia sus conocimientos lingüísticos por su conducta reservada.

Los especialistas indican que es completamente común que durante los primeros años los niños hablen poco. Ellos aún luchan por dominar el lenguaje y desprenderse de ciertas actitudes infantiles, como señalar los objetos sin necesidad de nombrarlos o llorar cuando requieren algo. Poco a poco, aprenden palabras, su pronunciación y a utilizarlas en un diálogo.

El problema existe cuando a los tres años el niño no habla o no se entiende lo que menciona. Es más, no se verifican avances lingüísticos considerables durante su crecimiento. Entonces, lo más recomendable es consultar a un especialista.

Para que esté más seguro de si su hijo necesita una terapia de lenguaje, hay ciertas alarmas, además de la edad, que lo ayudarán a terminar con la duda. Anote todas las características que mencionaremos a continuación y analice si el infante las posee.

Si el pequeño pronuncia mal las vocales, omite las consonantes, dice palabras aisladas en vez de oraciones, no reconoce los objetos por sus nombres, responde a las preguntas repitiendo las frases en vez de contestarlas, no sigue instrucciones, le cuesta mucho usar pronombres, confunde los géneros, o el desarrollo de su lenguaje es inconsistente mes a mes, probablemente esté frente a un problema de lenguaje.

Puede que la situación no sea grave, pero nunca está de más acudir a un especialista para que sea él, amparado en sus vastos conocimientos, quien lo concluya.

La terapia de lenguaje no solo pone fin a los problemas fisiológicos, cognitivos o emocionales, que puedan generar en el niño los conflictos de expresión. También aumenta su autoestima, seguridad y confianza.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply