Dieta para niños con autismo

Los menores que son diagnosticados como niños con Trastorno del Espectro Autista deben seguir una dieta que esté libre de gluten y caseína, ya que presentan intolerancia a esta proteínas.

El gluten está en los cereales como el trigo, la cebada, el centeno y la avena, así como todos sus derivados. La caseína, en cambio, está presente en la leche y en todos los alimentos que vienen de ésta.

Cuando se le diagnostica Trastorno de Autismo a un niño, no se puede eliminar de forma radical todos los alimentos perjudiciales, pues esto podría generar en el niño un síndrome de abstinencia difícil de controlar. El primer elemento que debe ser eliminado es la caseína, por tener una influencia mayor y a partir de la sexta semana se va a eliminar el gluten.

Una dieta, para un niño con espectro autista, libre de caseína y gluten debe contener:

• Verduras y frutas, frescas y cocinadas.

• Cereales sin gluten como el trigo sarraceno, el maíz, la quínoa o el amaranto, que aportan carbohidratos complejos.

• Legumbres, por lo menos tres veces por semana. Hay que decir que como el niño con autismo no consume productos lácteos, no ingiere proteínas, que se pueden suplir mediante la ingestión de una legumbre + un cereal, como los garbanzos con arroz integral o las lentejas con arroz integral, para obtener una proteína completa.

• Sustituir la leche de vaca por leches vegetales como la de soya o de almendras, que son energéticas y saludables.

• Consumir preferentemente pescados azules, ricos en ácidos grasos y carne de ave sin grasa; si se consume carne roja, ha de estar libre de nitratos (conservantes) y poner especial cuidado en los embutidos, por ser una posible fuente oculta de gluten.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply