Dependientes de lo material

Vivimos en un mundo cada vez más consumista, donde lo material es lo que reina. Las marcas aprovechan de eso para convencer a las personas y crear nuevas necesidades y la mayoría de ellas son prescindibles. Hacen de lo innecesario lo necesario y las personas vulnerables se sienten obligadas a adquirir.

¿Pero, qué sucede? El problema radica en evitar acostumbrarnos a este estilo de vida y sobre todo evitar que nuestros hijos sean partícipes de esto, ya que podrías estar formando niños dependientes de los regalos, lo material y lo innecesario. Sabemos que tú no lo haces a propósito, son tus comportamientos que ellos imitan y los regalos repetitivos que ofreces lo que produce que sientan una necesidad de obtener más y más objetos, uno más nuevo que el otro.

¿Alguna vez te ha pasado que tu hijo ha hecho un berrinche por tener un polo de marca y no el polo que tú le habías regalado? ¿O tal vez quería el nuevo Play Station en vez del Wii que le habías comprado?

¿Sabes cuáles podrían ser los motivos de ese interés desenfrenado por lo material?

– En algunos casos puede resultar ser una moda, por ser lo último, y desea adquirirlo por llamar la atención de sus amigos. Entonces estamos hablando de que el niño tenga una necesidad de admiración y superación, tal vez presenta cierta inseguridad y al tener dichos objetos él se sienta más confiado de su persona.

– Por ser muy vulnerable a los comerciales publicitarios de determinadas marcas, él se siente atraído hacia ella y hace de todo para que su mamá le compre.

– Porque la madre o el padre de familia da todo lo que el hijo pide, eso genera que los padres sigan el mandato de sus hijos, sin autoridad ni disciplina.

–  A veces sucede que los padres se convierten en los sirvientes de los hijos, eso es lo primero que debemos evitar cuando notamos que nuestros hijos son muy mandones o quieren de todo sin importar cómo. Para ello, no lo acostumbres a darle de todo y cuando él desea algo que tú no le puedas dar, haz caso omiso su berrinche. Que grite y patalee hasta que se canse, para ello tú debes permanecer firme en tu convicción, y , cuando se calme, le explicas porqué no se lo puedes comprar.

–   Se dice que de padres consumistas, hijos consumistas. Así que si en casa, el padre es una persona compulsiva por comprar de todo, él hijo saldrá igual. Por ello, los padres deben cambiar su actitud para evitar la imitación de sus hijos.

 

Previous Post
Next Post

Leave a Reply