Disfasia: El trastorno específico del lenguaje

Una de las principales herramientas de interacción social y de aprendizaje de los niños es el lenguaje. Sin él su desarrollo se encontraría limitado en varios aspectos. Es por esto que es importante advertir si el niño desarrolla un trastorno como la disfasia, la cual genera un inicio del lenguaje después de lo debido o un desarrollo de éste a menor ritmo.

¿Cómo identificarlo? Una de las características de la disfasia es que reúne a varios trastornos del lenguaje, por lo que los padres deberán considerar la posibilidad de visitar a varios especialistas como un neurólogo, un logopeda y un psicólogo. Sin embargo, aunque es importante que los padres dejen la mayor parte de esta tarea a un especialista, es bueno que comiencen por identificar algunas señales que podrían conducir a diagnosticar la disfasia. Entre ellas se pueden encontrar algunas como:

  • Problemas de comprensión en la comunicación: el niño no comprende preguntas que se le hacen, llegando a dar respuestas que no concuerdan con la pregunta hecha.
  • Limitaciones en el vocabulario a comparación de otros niños de su edad.
  • Discrepancia entre nivel de desarrollo verbal y la edad mental.
  • Dificultad para participar en juegos con otros niños.

Por otro lado, si los padres ya contactaron con un especialista, pueden optar por consultar con éste sobre la realización de algunas actividades que estimulen las emociones, los sentidos y las percepciones de los niños a través de algunas actividades:

  • Juegos donde el niño nombre lugares donde ha estado o que identifique objetos que ha usado (nombrándolos).
  • Cantar
  • Imitar sonidos onomatopéyicos.
  • Jugar a imitar palabras, variando la velocidad de pronunciación.
  • Realizar juegos de rol, interpretando personajes.
  • Juegos que simulen una profesión, donde se le pregunte qué la utilidad de las herramientas de trabajo o qué tipo de trabajo es el que él representa.
Previous Post
Next Post

Leave a Reply