El cerebro de la madre que no amamanta podría ocasionar reacciones de pérdida del hijo

La evolución ha hecho que las madres que dan a luz estén naturalmente esperando que el recién nacido se enganche a su pecho. Las hormonas que se desencadenan en el parto la preparan para ello y el no amamantar al bebé, hace que el cerebro reciba señas naturales que se asociarán a la pérdida del hijo, ocasionando desencadenar reacciones de pérdida.

El hecho de no amamantar o dejar de hacerlo tempranamente, hace que el cuerpo y el cerebro interpreten (no conscientemente, pero si a nivel hormonal) que ha habido una pérdida, pues cuando una mujer está embarazada  y no amamanta, en estado natural ha tenido un aborto o el bebé ha fallecido.

Según el psicólogo evolutivo Gordon Gallup presentó una investigación en la Northeastern Evolutionary Psychology Society y la publicó en la revista Medical Hypotheses, indicando además que la mayoría de casos que se encontraron fueron de depresión postparto en las madres que no amamantaban. Por lo que recomendó que no se favorezca el uso de biberones en las maternidades pues  podrían  aumentar las tasas de depresión postparto.

Hoy en día, sabemos que mucho de lo que sucede en nuestros cerebros no es puramente racional, sino que es desencadenado por estímulos y hormonas, por lo que la hipótesis defendida por Gallup, la de que el cerebro de la madre que no amamanta recibe el mensaje de que ha perdido a su bebé, podría ser cierta.

Aletheia Internacional

Centro de Soluciones Psicopedagógicas

2558800 / contacto@aletheia.com.pe

Solicite su Consulta Gratuita

Previous Post
Next Post

Leave a Reply