Fin de curso: Importancia de reconocer las buenas notas de tu hijo

Llegó el final del año escolar y en la clausura, recibe una gran noticia, su hijo pasó de grado con excelentes calificaciones. Entonces escucha sus palabras: “papi, mami, todo lo hice por ustedes”. Se le encoje el corazón y empieza el típico dilema, ¿debe o no premiar a su hijo por sus resultados?

Existe una diferencia muy amplia entre reconocer el esfuerzo del menor y “comprar” sus calificaciones con recompensas. Acostumbrar al niño a grandes premios cada vez que obtiene un sobresaliente puede ser tan perjudicial como no otorgarle ninguna palabra de ánimo. El niño se acostumbrará a esperar estos regalos siempre, y si no los obtiene, “castigará” a sus padres con malas calificaciones.

Autoprogramarlos para estudiar solo por el hecho de obtener algo material a cambio, es una decisión equivocada, el estímulo no es duradero y ocasiona que el interés sea fugaz, perdiéndose una vez obtenido el premio. El niño no estudiará para aprender, mucho menos para superarse, todo estará ligado con su placer personal.

Si bien este incentivo es utilizado como una fuente de motivación y reforzador de la autoestima infantil, diversos expertos indican que no es la mejor forma de conseguir este objetivo. “Si buscamos estímulos de este tipo, es que algo falla, porque el niño no debería necesitar premios externos y materiales para disfrutar con el aprendizaje; su mejor estímulo debería ser descubrir cosas nuevas, plantearse retos y desarrollar sus intereses, comenta  el director de la reconocida escuela Fructuós Gelabert de Barcelona (España), Joan Domènech.

Es importante que el padre haga entender a los hijos, que incluso sin una recompensa material de por medio, la oportunidad de educarse satisfactoriamente ya es motivo de orgullo. El centrarse en su aprendizaje es su deber y derecho, es el esfuerzo que les dará muchas recompensas en un futuro.

Por supuesto, tampoco es correcto ignorar su esfuerzo. Unas palabras de aliento, hacerle entender que se encuentra orgulloso de él, brindarle frases de reconocimiento frente a sus amistades o el resto de la familia, será suficiente para que el niño mejore su autoestima, seguridad y confianza. Además, por supuesto, de sentirse feliz por brindarle alegría.

Reconozca su esfuerzo, no sus calificaciones. El objetivo siempre debe ser progresar, puede que no haya sacado la nota perfecta en todas las asignaturas, pero si anteriormente no le fue muy bien en ese curso; y en cambio, se superó este año, lo hará muy feliz, si usted, halaga el tiempo y trabajo que dedicó a mejorar.

Por supuesto, si le nace otorgarle un objeto material o llevarlo de excursión debido al tiempo que ahora posee gracias a las vacaciones, hágalo. Pero, no cometa la equivocación de prometérselo a cambio de  buenos resultados, que sea una sorpresa será mucho mejor.

Cuando su hijo le dedique sus triunfos, después de finalizar el año académico y a inicios de su descanso escolar, regálele una gran sonrisa y un abrazo. El amor que le dé, será el más grande reconocimiento.

¿Le gustó esta información?

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores, Los Olivos y Arequipa!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply