La bulimia infantil

Cada día el índice de bulimia va subiendo, pero aquí lo alarmante no es eso ya que se acostumbra a oír sobre esta enfermedad con regularidad. Lo increíble en el tema de la bulimia es que no la padecen únicamente los adolescentes, sino que este índice habla sobre la bulimia en niños. Estudios científicos llegaron a la conclusión que alrededor de los 10 años de edad, las niñas y niños ya tienen idea del cuerpo ideal. Esto genera un aumento de probabilidades de sufrir algún tipo de trastorno de alimentación, tal como la bulimia infantil.

El número de niños y niñas que padecen de este problema va en aumento. Este tipo de enfermedad solía llevarse a cabo en la adolescencia, pero ya desde hace unos años, la edad de aparición de la bulimia ha decrecido a niños más pequeños.

Existen diferentes causas que pueden desencadenar un trastorno de la alimentación como la bulimia:

• Rechazo social a las personas que padecen obesidad.

• Problemas afectivos.

• Comentarios desfavorables sobre el peso de la niña o niño, que pueden derivar en una baja autoestima.

• Querer parecerse a personas famosas o personajes de moda.

• Obesidad previa.

• Abuso sexual.

Para ellos, tener el cuerpo delgado significa que van a ser aceptados en todo sentido, tanto social, escolar y hasta familiar.

Estas alteraciones se desencadenan justo al mismo tiempo del periodo de la pre pubertad propiamente dicha, en la cual se produce una transformación física, emocional y psíquica. En esta etapa los niños y niñas se ven más vulnerables sobre todo porque ven cosas que no entienden y por miedo no preguntan y creen que eso está bien

Para tratar este problema, se debe ser consciente de que se necesita urgentemente de un tratamiento terapéutico, donde se van a tocar diferentes áreas: emocional, grupal, social, familiar y física. En estos casos, el tratamiento de la bulimia infantil, debe encararse con la utilización de técnicas terapéuticas que abarquen diferentes áreas.. En estos casos la contención familiar es sumamente importante.

Además, es necesario que la familia esté al tanto de la aparición de síntomas o signos relacionados con los cambios de hábitos alimenticios, sociales, escolares o familiares, que generen sospechas de la aparición de un trastorno de la alimentación como lo es la bulimia en los más pequeños

Previous Post
Next Post

Leave a Reply