La música como terapia

La música,  es cierto, es un medio por el cual canalizamos energías acumuladas durante el día. Esta debe ser adecuada a la situación en la que nos vemos. Esto no quiere decir que por estar en medio de un complot se tiene que escuchar música estridente, por el contrario, debe ser de carácter tranquilo y relajante.

Efectos de la músico terapia: dimensiones fisiológicas, emocionales, cognitivas y espirituales

La  música es un tratamiento seguro, que ejerce bienestar sobre el sistema nervioso y en las crisis emocionales, aumentando o disminuyendo las secreciones glandulares, activando (o disminuyendo) la circulación de la sangre y, por consecuente, regulando la tensión arterial.

La música trabaja en nosotros, tanto en nuestra mente como en nuestro organismo, por medio de la creación de sentimientos. Cualquiera que sea la pieza musical, ésta puede influir ya sea de manera negativa o positiva, tanto puede causarnos depresión, angustia, estrés, ansiedad o ira, como puede relajarnos, causarnos alegría o equilibrio psíquico.

 

No es necesario tener un conocimiento rico de música para darnos cuenta de cómo esta influye en nuestro organismo, basta con sentir qué tipo de emociones despierta en nosotros.

 

Las emociones negativas segregan sustancias químicas en nuestro organismo, que dificultan su correcto funcionamiento. Las emociones positivas, liberan sustancias que  contribuyen a su óptimo funcionamiento.

 

La música trabaja dentro de nosotros, de nuestra mente, por medio de vibraciones naturales que cooperan en cualquier tipo de materia.

 

De esta forma, la musicoterapia puede curar daños tales como desequilibrios nerviosos, influye sobre el corazón y los pulmones, y mas allá de cualquier tipo de enfermedad, también trabaja de forma positiva sobre casos de alcoholismo, tabaquismo, drogas e incluso hasta la prevención de suicidios.

 

Previous Post
Next Post

Leave a Reply