Las defensas emocionales de los niños.

Los niños, a medida que van creciendo, van adoptando diversos comportamientos y actitudes ante diferentes situaciones que se puedan presentar. No todo es paz y tranquilidad, a veces los compañeros de clase, las dificultades de aprendizaje, las notas bajas, cambio de colegio, pueden afectarlos emocionalmente.

La inteligencia emocional es una herramienta básica para que los niños aprendan a afrontar sus problemas o dificultades y puedan desarrollarla para utilizar cuando sean jóvenes y adultos. Una de las maneras para aprender a desarrollarla es haciendo uso de sus defensas emocionales.

Cuando pensamos en defensas, inmediatamente pensamos en armas, pero no en aquellas físicas, sino en armas psicológicas contra algún miedo, ansiedad, ineptitud, frustración, inseguridad, con el objetivo de ayudar a la persona, en este caso, al niño.

Te indicamos cuáles son las defensas más comunes en los niños

–          Negación. Es un mecanismo que se da por no querer aceptar la realidad que vivimos e inmediatamente nuestro cerebro se niega a aceptar lo que pasa.

–          Represión: Es la defensa, donde cualquier recuerdo, pensamiento o ideas no tan agradables son, en cierta manera, “olvidados selectivamente”.

–          Racionalización, Es utilizado frecuentemente por los niños, se trata de inventar excusas para justificar su conducta. Se basa en un hecho real, sin embargo, juega con las razones lógicas para escapar de sus deberes.

–          Aislamiento emocional, el niño evita situaciones que pueden ser hirientes o desagradables, previa experiencia.

–          Compensación, es resultado de una baja autoestima, consiste en remplazar mentalmente un sentimiento hiriente con algún otro que lo haga sentir a gusto.

–          Intelectualización, es un mecanismo cuyo propósito consiste en dar razones positivas a los acontecimientos dolorosos. En ciertas palabras, ver el lado bueno a las cosas malas que suceden en la vida. Para ello, se requiere de fuerza y equilibrio emocional, algo que debe ser desarrollado en los pequeños.

Las personas de cualquier edad, presentan éstas y muchas más defensas emocionales que les permiten vivir controlando su carácter y sus impulsos. Es importante saber cuándo utilizarlas y cuándo no, ya que nos pueden ayudar a adaptar nuestra vida a la sociedad.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply