Miedo a los sonidos

Si has notado que tu niño se pone inquieto al eschar un sonido estruendoso como los fuegos artificiales, la licuadora o la aspiradora. O si has notado preguntar a tu niño por cada sonido que escucha como el cantar de un pájaro o el sonido de un portazo en la casa incluso algunos que tú no logras escuchar. O peor aún, cuando alguien levanta la voz, ¿Tu hijo tiende a esconderse y estar cabizbajo?… Entonces puede que tenga miedo a los sonidos y no te hayas dado cuenta.

Los niños, a temprana edad, están en un proceso de desarrollo sensorial. Cada cosa que prueban, palpan, ven, huelen o escuchan, se les queda grabado en la memoria. Así van aprendiendo a descifrar el significado de cada objeto. Pero qué pasa, si al escuchar algunos sonidos, tu hijo/a adopta unos comportamientos inusuales y preocupantes. Tal vez puede que se ponga a llorar, salta, se pone ansioso. Debes empezar a cuestionarte las razones que influyen en ese miedo y cómo hacer para frenarlo y no se escape de tus manos.

Son diversas las razones que pueden producir estos miedos, pero los más comunes son que los padres se expresen gritando o con un tono de voz muy fuerte, lo que produce la inhibición de sus pequeños hijos. Que hayan experimentado un mal momento relacionado con algún sonido estruendoso como un choque de autobuses o disparos. O que en casa se escuche música o televisión con alto volumen, lo que produce molestia.

Para ello:

–          Explícale tranquilamente el cómo se producen dichos sonidos y las razones para no temerlo.

–          Si deseas reproducir algún sonido al que él tenga miedo, para explicarle que no hace daño, hazlo de manera paulatina y nunca de golpe. Sino él se asustará y se volverá más ansioso.

–          Nunca te burles, o muestres gracia ante sus temores, sino lo sentirás ridiculizado y formarás a un niño con baja autoestima.

–          Y como siempre, aplaude su éxito. Si ves que está superando o ya puede tolerar algún sonido específico, prémialo y elógialo para fomentar su motivación.

No te olvides que estos miedos son normales hasta que tus hijos cumplen los 4 años. Dentro de esta etapa tú puedes ayudarlos a superar dichos miedos en base a una buena comunicación, amor y paciencia. Si en caso, este temor perdura, es momento que busques algún especialista que pueda darle el tratamiento específico para su caso.

 

Previous Post
Next Post

Leave a Reply