Neuropedagogía: El aburrimiento y la creatividad

Resulta complicado imaginar que un día de aburrimiento sea el incentivo necesario para iniciar actividades llenas de creatividad e imaginación. Sin embargo, la comunidad científica asegura que permitirle a los niños pasar unas cuantas horas sin labores programadas podría ser excelente para estimular su iniciativa.

¿Qué hace usted cuando no tiene absolutamente nada divertido que hacer? La respuesta se resume en una sola palabra, pensar. Efectivamente, cuando el aburrimiento invade, el cerebro trabaja para disiparlo. Es justo ahí, cuando las ideas más innovadoras nacen y en muchas ocasiones se vuelven realidad.

Por supuesto, el aburrimiento tiene su lado negativo. Se trata de un estado mental que se caracteriza por ser una sensación de desgano debido a la ausencia de diversión o interés. Es una de las principales causas de la desmotivación escolar, altera el estado de ánimo, e incluso podría afectar la salud.

Pero existe la “otra cara de la moneda”. También se puede luchar contra él, convirtiendo los momentos de insatisfacción en oportunidades para la creación de grandes hazañas creativas.

“El hecho de que el aburrimiento sea una experiencia cotidiana sugiere que debería servir para algo”, reflexiona Heather Lench, profesora asociada de la Universidad Texas A&M (EE.UU.). La psicóloga explica que el miedo sirve para evitar el peligro, la tristeza para aprender de los errores y el aburrimiento potencia la curiosidad.

Investigadores de la Universidad de East Anglia del Este (Reino Unido), aseguran que no es malo que los niños se aburran en algunas ocasiones, pues de esta forma desarrollan su creatividad y aprendizaje. Afirman que encontrar maneras de divertirse en un ambiente que no los estimula fácilmente, potencia su autonomía, imaginación y resistencia a la frustración.

En 1978, se publicó un interesante ensayo científico, denominado “Creativity and Coping with Boredom” de Schubert, D. El investigador reclutó a un grupo de personas para que llenaran largos cuestionarios. Con el paso de las horas las respuestas empezaron a cambiar, volviéndose cada vez más innovadoras y creativas. La originalidad de los convocados fue su forma de combatir el desgano al que estaban siendo sometidos.

Usar la televisión, internet o videojuegos para acabar con el tedio, no es aconsejable. Estos utensilios recreativos resultan sobreestimulantes y generan que la visión sobre las otras actividades resulte aburrida y sin encanto.

La conclusión a la que llegaron los especialistas es que, no es favorecedor “bombardear” a los pequeños con una gran cantidad de actividades, por el temor a que se aburran. Son justamente esos momentos, los que liberan su personalidad inventiva.

¿Le gustó esta información?

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores, Los Olivos y Arequipa!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply