Neuropedagogía: Los beneficios de la literatura clásica

A los que leen los llaman “ratón de biblioteca”, “cerebrito” e incluso “antisocial”. Los más avezados aconsejan leer sólo en ratos libres, comentan que los libros no generan las mismas recompensas que pasar el tiempo “bajo la luz del sol”. Y aunque es importante socializar, la lectura también cultiva incontables beneficios a quienes se entregan a ella. La literatura alimenta la mente, pero también el alma.

La lectura potencia la concentración, empatía, previene la degeneración cognitiva (enfermedades como Alzheimer o Parkinson), enseña libertad de pensamiento, la resolución de problemas, la creatividad e imaginación, desarrolla la capacidad de análisis y síntesis. Es un recurso lleno de ventajas.

La Universidad de Emory (EE.UU.), publicó un estudio a través del diario inglés “The Independent”, en el que aseguraban que leer un libro mejora la conectividad cerebral hasta por cinco días. Otra investigación, realizada en el 2009 por la Universidad de Sussex (Reino Unido), afirma que leer es el pasatiempo más relajante, por encima de escuchar música y pasear.

“La capacidad lectora modifica el cerebro”, comenta el neurólogo Stanislas De Haene, catedrático de Psicología Cognitiva Experimental del Collège de France, quien también publicó un libro titulado “Les neurones de la lectura”. Cuando se procede a leer, el hemisferio izquierdo del cerebro trabaja más con el objetivo de activar las zonas que proceden a analizar y comprender los textos. Se trata de un procedimiento complejo, que resulta beneficioso para el desarrollo cognitivo.

La materia gris, vinculada con la capacidad de pensar y razonar del ser humano, es mayor en los cerebros de ávidos lectores. Lo mismo sucede con la cantidad de neuronas. Esta información fue descubierta por científicos de la Universidad Católica Portuguesa(Portugal), dirigidos por el neurocientífico Alexandre Castro-Caldas.

Lamentablemente,  muy pocos gozan de estos beneficios en la actualidad. Al menos el 26% de los habitantes de la capital peruana nunca ha leído un libro, según un estudio realizado en el 2014 por la reconocida compañía Arellano Marketing. Además, solo el 1% de los citadinos se interesan por comprar estos artículos.

“Una ciudad con personas que no leen es triste e insensible”, reflexiona Teresa Boullon, la emprendedora que propuso la campañaUn millón de niños lectores”,iniciativa vigente que tiene la visión de crear antes del bicentenario, 100 bibliotecas públicas y contribuir a que el Perú mejore en el ranking de comprensión lectora. Teresa agrega que si se cultivara la lectura, los peruanos serían mucho más reflexivos y consecuentes con sus decisiones.

Entonces, ¿cuáles son los mejores libros para conseguir todos los beneficios antes expuestos? Cada libro tiene sus ventajas, eso es indiscutible. Sin embargo, existe un tipo de lectura que resulta perfecta para desarrollar tanto la creatividad como los conocimientos, la literatura clásica.

Los clásicos nunca pasan de moda. Una realidad que es difícil de ignorar. Leer a grandes autores como Shakespeare, García Márquez, Kafka, Goethe, entre muchos otros, tiene varios beneficios.

Mejoran el vocabulario, potencian las habilidades escritas (te enseñan a redactar), desarrollan la capacidad oratoria, dotan de perspectiva histórica y son excelentes entretenimientos educativos. Además, estos autores tienen la capacidad de ampliar las perspectivas del pensamiento.

Un libro sumamente recomendado tanto para niños como para adultos es “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry. Esta maravillosa historia llena de ternura y consejos, es una fuente de sabiduría infinita. La narración cuenta el encuentro de un aviador varado en el desierto con un encantador ser de otro planeta, quien le relata todas las experiencias de su largo viaje. Hay lecciones de amor, entrega, amistad y valores. Además, existen críticas al deterioro de una sociedad que ha perdido la inocencia y alegría de la infancia.

Otras obras con esenciales enseñanzas para niños son, “Las aventuras de Pinocho”de Carlo Colladi y El león, la bruja y el armario” de C.S Lewis.

“Lo esencial es invisible a los ojos” le dijo el zorro al principito. La literatura, aunque en la actualidad ha sido relegada solo para el ámbito escolar, resulta esencial a cualquier edad y para todas las personas. Crecer como seres humanos, tanto emocional como intelectualmente, es más fácil para personas que leen.

¿Le gustó esta información?

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores, Los Olivos y Arequipa!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply