Obesidad infantil y sus consecuencias académicas

Para muchos padres de familia el tener un hijo gordito, es señal de que se encuentran sanos y fuertes, lo cual para los expertos en nutrición infantil es una idea totalmente errónea. Aseguran que las familias que tengan ese concepto de salud están equivocadas. Lo que importa no es que el niño esté robusto o delgado. Lo que interesa es que el niño esté saludable y eso se logra gracias a una adecuada nutrición, controlando el exceso de grasa en los alimentos que consumen diariamente.

 La obesidad es la acumulación excesiva de grasa corporal, principalmente la que se encuentra en el tejido adiposo, y que se puede percibir por el aumento del peso corporal , cuando alcanza el  20 por ciento o más del peso ideal según la edad, la talla, y sexo del niño.

Posibles causas que lo provocan:

  1. Consumo desproporcionado y poco saludable de calorías.
  2. Algunos casos tienen precedentes por factores genéticos.
  3. Poca actividad física.
  4. Malos hábitos alimenticios.

Consecuencias:

  1. Hipertensión.
  2. Colesterol alto.
  3. Baja autoestima.

 En las consecuencias expuestas anteriormente, encontramos la baja autoestima, la cual muchas veces se desarrolla a partir de la obesidad. Aparece el ya conocido bullying y las constantes burlas que sufren por parte de sus demás compañeros, que logran influir en su estado de ánimo produciendo gran desgano a la hora de tener que realizar sus deberes.

El estar anímicamente débil puede generar grandes problemas de aprendizaje, la desconcentración y molestia por ser atacado constantemente por los demás.

Cómo contrarrestar la obesidad infantil.

  • Lo recomendable es asistir a una consulta con un especialista en nutrición infantil.
  • Controlar adecuadamente los alimentos que los hijos muchas veces consumen fuera de casa, en reiteradas ocasiones el consumo de grasas y dulces se produce en la escuela.
  • Proporcionar una dieta saludable y nutritiva, la cual tiene que ser supervisada por un nutricionista en caso de tener el niño obesidad.
  • Intentar en la medida de lo posible evitar comidas enlatadas, congeladas o de producción industrial.
  • Realizar actividades  familiares, juegos y conversaciones.
  • Toda buena alimentación tiene que ir de la mano siempre de una óptima actividad física

 

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
2558800 / contacto@aletheia.com.pe
 Solicite su Consulta Gratuita

 

 

Previous Post
Next Post

Leave a Reply