¡Tiempo de juego!

Para los niños con trastorno del espectro autista (TEA) o los que presentan un cuadro de desarrollo infantil parecido a éste, es necesario que prime la comunicación y el sentimiento de dependencia de sí mismos, ya que es uno de los problemas de conducta y comportamiento con más nivel de gravedad que existe.

Existen diversos juegos que son básicos para el desarrollo físico e intelectual de un niño con autismo. Aquí te indicaremos los más beneficiosos y los que han logrado un resultado óptimo según estudios realizados.

Un juego que resulta divertido para ellos es, por ejemplo, levantar a su hijo en brazos y sujetarlo en le aire cada pocos segundos. El niño se adelantará al momento en el que lo volverá a hacer. El niño se divertirá mucho y se reirá al imaginarse lo que va a suceder.

Otro de los juegos que debe emplear es el de los lobitos y las palmitas. Este favorece a que su hijo acepte tocar y ser tocado por sus padres. Esto hará una mejora significativa de la confianza mutua.

Su si hijo ya está un poco más grande, el pilla pilla no solo hará que realice ejercicios físicos, sino que también va a reforzar los lazos de su grupo de amigos más cercanos.

Finalmente, es indispensable tener conocimiento de que el acto de contar cuentos por las noches puede ser un juego bastante productivo para un niño con autismo, ya que genera la concentración total del niño en la historia, favorece a su imaginación y, asimismo, enriquece su lenguaje.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply