Violencia Familiar

Muchas veces, como padres, no nos damos cuenta que los problemas familiares afectan a nuestros seres queridos: nuestros hijos. Ellos, por más pequeños que sean, absorben toda la carga que estamos demostrando y les hacemos daño.

Piensan a veces que es normal esto y lo reproducen en las aulas o en la calle. Y es bastante triste pensar que nuestro pequeño puede ser un agresor o un agredido. Lo más seguro es que sea lo primero, puesto que al ver la conducta de los padres lo asimila como algo natural.

Es entonces el momento de calmarse y pensar: los problemas siempre van a estar presentes pero eso no quiere decir que deban presenciarlo nuestros hijos. Lo mejor será calmarse y pensar antes de actuar.

Sin darnos cuenta las consecuencias son graves, tales como:

• Violencia física, emocional y/o psicológica.

• Baja autoestima en las victimas

• Enfermedades emocionales (depresión, ira, resentimientos, etc.)

• Adicción a las drogas o alcohol.

• Pérdida de la educación

• Pérdida de amor a la familia, a la sociedad, etc.

• Pérdida del respeto

• Pérdida de valores cívicos y morales

• Dificultad en relacionarse o manifestar afectos emotivos.

• Decadencia económica

Previous Post
Next Post

Leave a Reply